domingo, 30 de septiembre de 2012

Se atormenta una vecina


1 comentario:

Darío dijo...

El estruendo es inconfundible...